¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más.

¡Lo más vendido!

Fabricantes

Novedades

Proveedores

No hay proveedores

La dieta mediterránea, una salud equilibrada

La dieta mediterránea, una salud equilibrada

Una salud equilibrada con alimentos de España.

Es una dieta apta para toda la familia y para todas las edades. No se trata de un régimen alimentario, sino de una forma de comer sana, equilibrada y apetitosa. Pues tiene como distintivo la diversidad de productos que la componen.

Científicamente probada desde hace décadas sus bondades y efectos saludables, ha determinado el interés creciente por parte de todo el mundo por esta forma de alimentación.

Reconocida mundialmente como la dieta más sana del mundo, se ha convertido por lo nutricionistas en su pócima mágica. Proporcionan a nuestro organismo una dieta optima mezclando las cantidades y calidades de los alimentos estacionales como son: hortalizas, legumbres, frutas, aceite de oliva, frutos secos, vino... entre otros.

Lo más destacado de la dieta mediterránea es que mantiene un equilibrio natural entre los diferentes nutrientes: grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Necesarios todos para una alimentación saludable.

Se ha practicado tradicionalmente por los pueblos y países que bordean la zona mediterránea. Llegando a la conclusión, por estudios científicos que países como Grecia, Italia y España que la esperanza de vida era superior al resto del mundo. Describiendo, que quienes la siguen, tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades crónicas, ciertos tipos de cáncer y enfermedades coronarias.

La dieta mediterránea tradicional es similar a la dieta vegetariana, con la única salvedad es que incluye proteínas de origen animal: aves, lácteos y algunas carnes magras como nuestros jamones ibéricos.

Los primeros documentos históricos de la dieta mediterránea proceden del antiguo Egipto y Mesopotamia. Lugares en los que se producía y consumía cereales como la cebada y el trigo; frutas variadas como: higos, dátiles, uvas, almendras... Las legumbres: lentejas, garbanzos… El pescado de ríos y en el que el mar bañaba sus costas. Algo de carne de caza y animales domésticos, siempre escasos. Posteriormente los griegos incorporaron a la comida: el vino, el aceite y las hierbas aromáticas.

Con el dominio de Roma por el Mediterráneo, este tipo de alimentación se difundido por los países que componían su imperio. Con la llegada de los barbaros se le añadió el arroz y la carne de cerdo.

La llegada de los pueblos árabes enriqueció la dieta con especias, frutos y la miel en sus postres. Y finalmente con el descubrimiento de América, otros productos pasaron a ser indispensables y sustentables en la dieta, entre los más destacados: tomates, pimientos, judías y como no las patatas, como salvamento de tantas hambrunas.

Dieta sana y natural en Despensaelcano

La dieta mediterránea cubre todos los requisitos nutricionales, proteínas, sales minerales y vitaminas que el organismo humano necesita, sin necesidad de productos complementarios.

En la despensaelcano disponemos de productos de gran calidad, naturales y a bajos precios. Si tiene interés por algunos de nuestros productos puede ponerse en contacto  o llamarnos al:

>> 629 18 44 47

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Escribir Texto