¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más.

¡Lo más vendido!

Fabricantes

Novedades

  • Lote de Navidad
    Lote de Navidad

    Estupendo lote para regalar por Navidad: 1 Paleta curada gran reserva...

    125,00 €

Proveedores

No hay proveedores

Las castañas nos dicen que llega el otoño.

Las castañas nos dicen que llega el otoño.

En la Despensa el Cano, ya empezamos a recolectar las primeras castañas tempranas ecológicas de la Sierra.

Los castaños de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche son uno de los pocos árboles que quedan sin contaminar y por lo tanto sin tratar. Por lo que las castañas son un fruto sano, natural y ecológico.

Desde nuestro almacén de Galaroza (Huelva), queremos ofreceros castañas naturales, ya que no han sido tratadas con ningún producto perjudicial para la salud.

Disponemos de varios tipos de castañas: Pelonas, Vázquez, Planta Alajar… en sacos de mallas de: 5, 10, 15 y 25 Kg. También a granel para clientes mayoristas y otros distribuidores.

La castaña fuente de energía y nutrientes de calidad.

Es el fruto de referencia del otoño e invierno, un fruto seco riquísimo en nutrientes y con un bajo contenido calórico (190 calorías/100 g), Aportan elevadas cantidades de vitaminas B1, B3, B6 y ácido fólico. Son una fuente natural de minerales, como: el fósforo, calcio, hierro, zinc, magnesio… Por lo que se les atribuyen propiedades anti-inflamatorias y vasculares.

Además, son ricas en vitamina C, antioxidante de un elevado contenido en fibra que ayuda a solventar los problemas de estreñimiento. Ayudan con problemas de hipertensión y con problemas de riñón. Indicadas para mujeres lactantes y personas con estados carenciales como la anemia.

Las castañas con una gran riqueza nutritiva constituyen un saludable tentempié gracias a sus hidratos de carbono complejos. Jenofonte (un filósofo, militar e historiador griego, nacido en año 431 a.C) nombraba el castaño como “el árbol del pan”.

Un poco de historia del castaño.

Las castañas son originarias de Asia Menor y con la llegada de los Romanos, estos fueron sus distribuidores y promotores por el Mediterráneo, por ser muy populares en la alimentación de sus legiones con los bullotes, unas gachas preparadas con castañas.

En la Edad Media fue un alimento importante, ya que se utilizaba incluso en forma de harina para los más humildes cuando no disponían de trigo, cebada… para hacer pan.

Con la llegada de las patatas, el maíz, las alubias y otras plantas de América, la castaña quedó relegada a cultivo secundario y como alimentos para los animales, como los cerdos que nos aportan jamones ibéricos de gran calidad.

Los castaños árboles majestuosos donde los haya, dependen de la mano del hombre, por lo que aportan una gran fuente de trabajos para la Sierra, para que produzcan unas buenas cosechas. Por lo que son necesarias muchas horas de trabajo, de poda de castaños, arado de las tierras, de riego y cuidado, de apaño, de selección, de manejo de la cuadrilla y en definitiva de sabiduría rural.

Para conservar las castañas.

Cuando las lleves a casa desde la tienda las castañas frescas de la Despensa el Cano, te aconsejamos que las saques de la bolsa de red por que se pueden enmohecer y extenderlas en cestos o en papel, en un lugar fresco, seco y fuera del alcance de los insectos.

Si las guardas en la nevera te pueden aguantar hasta 1 mes y hasta 6 meses si se congelan con la corteza. Si están ya peladas y cocidas las puedes conservar en la nevera durante 3 o 4 días y también se pueden congelar y guardar en un recipiente hermético durante 9 meses.

Antiguamente se almacenaban en tinajas, enterradas en arena y llegaban frescas hasta el verano siguiente. También las castañas pilongas, que se secaban con calor y humos en zarzos. Con estas se suelen hacer el potaje de castañas.

Para pelar las castañas más tardías fácilmente:

1. Hacer es un pequeño corte con el cuchillo en la corteza a cada castaña.

2. Ponerlas en un recipiente con agua hasta cubrirlas, retira aquellas castañas que floten ya que estarán en mal estado.

3. Meter el recipiente sin tapar en el microondas durante unos 15 minutos (con una potencia de 800W).

4. Una vez pasado este tiempo, sacar las castañas del agua, secarlas y dejarlas enfriar un par de minutos.

5. Ayudándote de un cuchillo podrás quitarle la cáscara fácilmente a las castañas.

Para mejorar la digestión de las castañas

El consumo de las castañas suele producir gases y resultar algo indigestas a algunas personas. Por lo que no deben comerse recién caídas del árbol. Es mejor dejarlas unos días, pues conforme pasa el tiempo el contenido de taninos va disminuyendo y el almidón se transforma en azúcares simples, más digestibles.

También recomendamos masticar bien las castañas, para que con la saliva empiece la digestión en la boca, pero comerlas cocidas o asadas en vez de crudas, ayudan a su digestión.

Exquisiteces de las castañas en la mesa

La castaña ha pasado de ser comida para quitar el hambre a gentes humildes, a ser una de las recetas de los grandes chefs.

En la Despensa el Cano puede comprar castañas frescas, mousse de castañas queso roquefort, mermelada de castañas, castañas al brandy y castañas en almíbar… para que disfrute de un producto de temporada, en cualquier época del año.

Las castañas ecológicas de la Despensa el Cano las podemos exportar a Francia, Inglaterra y Alemania.

Consúltanos o puede llamarnos:

>> 629 18 44 47

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Escribir Texto